ONGCon las cuentas públicas en números rojos por culpa de la crisis, abrir nuevas vías de ingresos se ha convertido en una prioridad para algunas administraciones, que han fijado ahora sus ojos en uno de los privilegios que tiene la Iglesia: la exención de pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), en virtud del acuerdo internacional firmado entre el  Vaticano y España en 1979. Así, aunque es cierto que la Iglesia católica, al igual que el resto de confesiones, no pagan este impuesto  también es verdad que el Estado ahorra más de 20.000 millones de euros anuales –el 2% del Producto Interior Bruto– gracias a su labor social. Sin embargo, Cáritas sólo recibe un 35% de financiación pública y Manos Unidas, un 22%. Por contra, partidos políticos y sindicatos apenas dedican recursos a través de su fundaciones a la acción caritativa, al menos en lo que a nuestro país se refiere.

A pesar de que entre los tres principales partidos –PP, PSOE e IU– y los dos sindicatos mayoritarios –CC  OO y UGT– suman casi una veintena de fundaciones e institutos, su labor social con los más desfavorecidos de nuestro país es prácticamente inexistente, frente a la importante labor en educación, sanidad y caridad que lleva a cabo la Iglesia. Además, la mayor parte de recursos que invierten dependen en buena medida de las subvenciones y las ayudas públicas por parte de la Administración. Así, respecto a las fundaciones y organismos adscritos al PSOE, únicamente la ONG Solidaridad Internacional lleva a cabo proyectos en beneficio de los más desfavorecidos, pero sólo en América Latina, Oriente Próximo y África. Sus ingresos proceden del capital público, un 89%. Lo mismo sucede con la Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga, ligada a Comisiones Obreras, cuya actividad está centrada sólo en el extranjero y que financia el Estado en un 69,9%. En este sentido, la principal labor social que realizan los sindicatos está relacionada con la formación de los trabajadores mediante cursos, y a la que se dedican la Fundación Formación y Empleo Miguel Escalera (CC  OO), el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (CC  OO), la escuela Julián Besteiro (UGT) y el Instituto de Formación y Estudios Sociales (UGT).

La única fundación vinculada con Izquierda Unida, la Fundación por la Europa de los Ciudadanos, tiene como principal objetivo el fomento del conocimiento de la realidad europea, así como de las alternativas y propuestas de IU, sin presencia de actividades de carácter benéfico entre sus proyectos.

Por otro lado, de las cuatro fundaciones vinculadas al Partido Popular, sólo dos realizan labor social. Mujeres en Igualdad ayuda, a través de sus actividades a la defensa de las libertades, los derechos y los intereses del género femenino. Humanismo y Democracia lleva a cabo proyectos contra la pobreza, principalmente en América Latina. En España se centra en proyectos de integración de los inmigrantes y de sensibilización de la sociedad para impulsar la cooperación internacional. Pero su financiación, al contrario que la Iglesia, recae casi por completo en las subvenciones públicas (98%).
Los voluntarios, con la Iglesia
La labor cristiana llega a tantos hogares que la sociedad cada vez es más consciente de la importancia del voluntariado. Con Cáritas colaboran más de 61.000 personas y más de 4.600 con Manos Unidas. Sin embargo, las ONG de los partidos y sindicatos no tienen tantos seguidores. Solidaridad Internacional cuenta con 139 voluntarios, mientras Fundación Paz y Solidaridad no tiene ninguno, tan sólo cuenta con 20 asalariados.

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: