El cardenal de Barcelona defiende el diálogo interreligioso

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach (Barcelona, 1937), considera que «es un tópico falso pensar o decir que los obispos están alejados de la gente» y defiende que la Iglesia tiene mecanismos participativos y que incluso en el algún país hay elecciones a obispo diocesano.
En una entrevista con Efe, el cardenal, que hace unas semanas presentó la preceptiva carta de renuncia al cargo al cumplir 75 años, considera que el diálogo interreligioso entre diferentes confesiones «puede contribuir a erradicar la opinión de que las religiones son causa de guerras». Sistach rechaza las críticas de que la jerarquía eclesiástica vive alejada de las bases católicas y defiende que los obispos viven «inmersos en las bases de nuestras comunidades cristianas».


«Son constante las visitas, reuniones, encuentros, celebraciones que hacemos en toda la diócesis y en todos los ambientes y realidades sociales y culturales. Es suficiente ver la agenda de un obispo diocesano para darse cuenta de que estamos constantemente en medio del pueblo», argumenta el prelado. Por eso, asegura que es un «tópico» falso pensar que los obispos viven alejados de la realidad.
Sobre las críticas de falta de democracia en el seno de la Iglesia católica, Martínez Sistach recuerda que «hay mecanismos participativos» y pone como ejemplo la elección del Papa por el cónclave, o las elecciones de los miembros de los consejos diocesanos y los cargos de las congregaciones religiosas. En relación con el diálogo interreligioso, monseñor Sistach opina que «puede contribuir a erradicar la opinión de que las religiones son causa de guerras». A su juicio, la creciente escasez de vocaciones religiosas se debe a que «en la cultura posmoderna actual se vive el presente, y el futuro da miedo y cuesta mucho comprometerse para siempre».

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: