Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
nioaburrido

 
Es habitual escuchar a gente joven decir que deja de ir a Misa porque se aburre, porque no se entretiene, porque el cura no le dice nada. Y es verdad que en parte esa gente llevan razón porque para divertirse, reír o bailar se suele ir a otros sitios.
Tal vez es un problema de enfoque el que lleva a pensar que a Misa se asiste para ello, aunque sin embargo parte de razón también se lleva. La Misa es una de las cosas, uno de los regalos más grandes que se nos hace cada día, y por ello a Misa uno debe acudir a llenarse, a disfrutar, a vivirla… pero no como una fiesta más o como una fiesta a las que acostumbramos a ir normalmente porque entonces la decepción es monumental.
La Misa se vive mucho mejor, se disfruta al máximo, si uno sabe a que va, quien está allí y que es lo que sucede. Sabiendo esto y creyendo en esto, yo os puedo asegurar que la Misa cobra un sentido tan espectacular que cualquier fiesta a la que hayamos ido hasta el día de hoy se queda corta.

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: