diaseminario

Dios Padre, que esperas con los brazos abiertos
a cuantos se acercan a Ti, reconociendo su debilidad y su pecado.
Ayuda a quienes tú eliges como ministros del perdón
para que, respondiendo con generosa entrega,
modelen su corazón con el signo de la compasión, la comprensión y el amor.
Hazlos humildes ministros tuyos, presencia de tu misericordia en medio de este mundo,
para que hagan eficaz en él la fuerza de tu fidelidad y de tu amor.
Marca su vida con el signo de una compasión
que no solo comprende el sufrimiento,
sino que acude a socorrer a cuantos sufren.
Transforma toda su persona en manos que acogen y acarician
para ser «misericordiosos como el Padre».
Por Cristo, tu Hijo, nuestro Señor,
que se entregó por nuestra salvación. Amén.

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: