Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

NUESTRA COMUNIDAD PARROQUIAL SE RENUEVA

El pasado domingo, día 7 de Febrero, en la Catedral de Jaén, nuestro Obispo Don Ramón, les encargó el servicio de poder dar ó llevar la Sagrada Comunión, en las Eucaristías ayudándole al Sacerdote ó a las personas mayores ó enfermas en sus casas, es un servicio precioso que en nuestra Comunidad lo vienen ejerciendo Andrés y Ana-María, desde hace unos ocho años, y ahora se les unen en este servicio Mª Teresa y María.
Recemos para que el Señor les ayude a estas personas a ejercer con mucha generosidad este ministerio.

 

 MINISTROS EXTRAORDINARIOS DE LA SAGRADA COMUNIÓN

Los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión, son un regalo de la Iglesia a las distintas Comunidades Cristianas que lo necesitan, reciben del Sr. Obispo la misión de atender a la administración del Sacramento del Cuerpo de Cristo, es un ministerio recibido temporalmente para servir a la Comunidad Cristiana en las Misas en las que haya mucha participación en la Sagrada Comunión y llevar a sus casas a las personas enfermas o ancianas.

La voluntad de la Iglesia es facilitar a los fieles la participación en el Sacramento de la Eucaristía, fuente y cumbre de la vida cristiana.

La Sagrada Congregación para la disciplina de

  los Sacramentos dice: “Los Obispos tienen facultad para permitir a personas idóneas elegidas individualmente como Ministros Extraordinarios de la Comunión para que los distribuyan a los demás fieles y lo lleven a los enfermos en sus casas”

El que se encargue a laicos la distribución de la Comunión no es una novedad.
Hasta el siglo VIII hay testimonios de que los laicos

  recibieran la misión de llevar la Eucaristía a los enfermos y encarcelados que no habían podido acudir a la celebración de la Comunidad.  

Conviene que quienes están impedidos de asistir a la Celebración Eucarística de la Comunidad se alimenten asiduamente con la Eucaristía, para que así se sientan unidos no solamente al Sacrificio del Señor, sino también a la Comunidad y sostenidos por el amor de los hermanos.  Reciben la Comunión Sacramental porque están en comunión viva con la Iglesia.  Se les lleva

 el Cuerpo “eucarístico” de Cristo porque siguen perteneciendo al cuerpo “eclesial” de Cristo.  
Los pastores deben procurar que los enfermos y ancianos tengan facilidades para recibir la Eucaristía frecuentemente.

Los momentos de dolor, debilidad y soledad, que exp

 erimentan muchos enfermos o ancianos en su vida, son una participación muy especial en el sufrimiento pascual de Cristo.  Por eso, sin ser un sacramento especifico de la enfermedad, la Eucaristía tienen estrecha relación con ella.
La persona enferma que recibe la Eucaristía se reencuentra con Jesucristo que se hace presente en su dolor; experimenta, así el poder de su resurrección que va transformando poco a poco  su existencia y le permite completar en su carne lo que falta a la Pasión de Cristo, a favor de su cuerpo, que es la Iglesia, y recibe, además, el consuelo de considerarse coheredero con Cristo, pues el compartir sus sufrimientos es señal de que compartiremos su gloria.

Recibir la Comunión, que se les envía, puede ser para los enfermos e impedidos no solo ocasión de gozo y consuelo para su fe, sino también la ocasión para que, sintiéndose miembros de la Comunidad Cristiana, ofrezcan su dolor por las intenciones de todos. Es su forma de evangelizar y contribuir a la edificación de la Iglesia

.-

El Ministerio de dar ó llevar la Sagrada Comunión es un servicio muy importante a la Comunidad Cristiana que ha de ser desempeñado con responsabilidad y dignidad.

 

Comentarios (1)
ayuda
1 Miércoles, 28 de Abril de 2010 20:56
nelson fajardo
quisiera temas de taller para ministros extraordinarios de la sagrada comunion

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: