La semana pasada, la parroquia de San Andrés, organizó una excursión, para  ayudar a pagar los gastos de las obras del tejado. Estuvimos pasando el fin de semana por tierras de Huelva. Os damos las gracias de corazón, ya que poco a poco y con la ayuda de todos y todas, vamos a ser capaces de sacar adelante esta gran obra, que tanto necesitaba nuestra Parroquia.

 

 

 

El sábado pasado salimos hacia Aracena, donde pudimos ver las maravillosas cuevas, con multitud de cavernas y pequeñas salas en las que el goteo del  agua, erosionando la caliza, ha creado multitud de estalactitas, estalagmitas, hermosos rincones, recodos,  columnas con formas muy diversas, muy bien conservadas y de una pureza sin igual. También deciros que existen dentro de ella enormes lagos de agua cristalina, iluminados por dentro, que hacen estas cuevas aún más hermosas.

 También tuvimos la suerte de que se celebrara en Aracena la feria del jamón, donde pudimos degustar y adquirir piezas de jamón y embutidos ibéricos a muy buen precio.

 

Por la tarde estuvimos visitando las minas de Riotinto, la Peña de Hierro y el Museo Minero. Es curioso observar la tonalidad del agua del río, ya que es de color tinto, pero no es así  por estar contaminada, sino que toma ese color de la montaña de la que procede, que tiene una gran concentración de hierro, cobre y sulfatos, que le da ese color característico. Nos pusimos hasta los cascos para entrar en la mina de Peña de Hierro. Después de comer en un restaurante típico y degustar el jamón ibérico, nos dispusimos a montarnos en el ferrocarril minero, restaurado, que era el que llevaba a los mineros a trabajar diariamente a la mina. El recorrido duraba aproximadamente una hora, y nos mostró las estaciones, las tabernas, las fábricas, y las vagonetas, locomotoras  que existieron  por aquel entonces.

 

Al llegar al Museo Minero, tras ver la exposición de las distintas épocas en que ha estado abierta la mina, nos adentramos en las minas de la época romana, descubrimos el martirio que se les imponía a los hombres y a los niños, que trabajaban a más de 70 m. de profundidad y solo con la luz de unos candiles de aceite.. y los esclavos, condenados a sacar agua de la parte inferior de las minas a base de norias dispuestas en vertical, movidas por el brazo de los esclavos. Pudimos ver también un vagón de lujo, construido para la visita de la Reina a las minas de Riotinto, visita que no llegó a realizarse nunca.

Por la noche, nos fuimos a descansar a Matalascañas, donde descansamos cómodamente en un buen hotel y un grupo rociero nos amenizó la velada.

Al día siguiente, domingo, nos fuimos a pasar la mañana al Rocío, donde estuvimos en la ermita de la Virgen y con Don Domingo, nuestro Párroco, celebramos una misa  que compartimos con nuestros hermanos de la Virgen del Rocío de Baeza.

Por la tarde nos fuimos a comer a un bodegón típico de Bollullos y a continuación visitamos una bodega típica de la localidad, donde degustamos varios tipos de vino que correspondían a varias clases de uva. Fue un viaje muy ameno y agradable y lo pasamos muy bien.

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: