Usar puntuación: / 0
MaloBueno 



“Casi cinco millones de parados nos asustan y abruman. Y no hemos tocado techo”
“Seguimos preguntando al mercado laboral qué necesita. Y va siendo hora de que el mercado pregunte a las personas qué necesitan”
Jesús Bastante, 01 de junio de 2011

Es la ocasión, y no la podemos perder, de repensar el mercado laboral, el modelo de crecimiento que queremos darnos

Cáritas asume su compromiso con el desarrollo y la lucha contra la pobreza.
"Seguimos apostando que los últimos serán los primeros", gritó este mediodía el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, durante la presentación de la Memoria 2010 del Programa de Empleo de esta organización. Una acción que se inserta dentro de un panorama ciertamente desolador: según la última encuesta de la EPA, en España hay más de 4,9 millones de parados. "Son datos que nos asustan y nos abruman". "Y no hemos tocado techo".
En España hay 1,4 millones de familias con todos sus miembros en paro. Hay muchos hogares en España sin cobertura asistencial para salir adelante. "Es difícil hablar de una sociedad justa cuando hay miles de hogares sin derechos mínimos para salir adelante", lamentó Mora en la presentación, que demuestra cómo, pese a todo,
Cáritas sigue consiguiendo éxitos en su lucha contra la pobreza y la exclusión social. También desde el empleo. "Los causantes de la crisis no son los desempleados o excluidos, sino otras instituciones. Los desempleados lo que hacen es soportar sus consecuencias", recalcó Mora.
Jóvenes, mujeres e inmigrantes son los más afectados por el desempleo, donde se está dando un fenómeno denominado "desempleo del desempleo", el que sufren las personas que ya llevan mucho tiempo en búsqueda de trabajo. De hecho, el 45,88 de los parados (más de dos millones de hombres y mujeres) llevan buscando empleo hace más de un año, lo que supone un 10% más que el año pasado. Se está dando una exclusión de la exclusión respecto del empleo, lo que conlleva falta de esperanza y dejación en la búsqueda de empleo. "Lo que produce, a su vez, más riesgo de exclusión". De hecho, los que se acercan ahora a Cáritas sí denotan un perfil de alta exclusión.
Los jóvenes entre 16 y 24 años representan el 18% de los parados, 840.600 personas. Los inmigrantes, por su parte, constituyen el 23,32% de los desempleados. Un 65% de las personas que acceden a los programas de empleo de Cáritas son mujeres, aunque en los últimos meses se ha comprobado un aumento en el número de varones -mayoritariamente inmigrantes- que acuden a Cáritas.
Aunque la organización no tiene como fin encontrar empleo, lo cierto es que los programas de empleo de Cáritas han logrado que el 20% de los que acuden a ella (un 5% más que en 2009) hayan conseguido un puesto de trabajo. El número de personas que lograron su inserción laboral en 2010 con el apoyo de Cáritas supone un aumento del 40% con relación a 2008. "Pequeños brotes en medio de los eriales", expresó Félix Miguel Sánchez, coordinador del programa de Empleo. 16.791 personas que, gracias a Cáritas, lograron trabajo.
"Con menos personas, hacemos más cosas", apuntó, haciendo hincapié en la cronificación de las situaciones de desempleo. "Hay que acompañarles más, hay que sostenerles más, hay que estar más con ellos". E invertir en empleo: Cáritas destinó 33 millones de euros a este programa, un 18% más que el pasado año. "Cáritas ha actuado más, pero es cierto que hay menos movilidad laboral", admitió el secretario general de Cáritas. "No nos interesa tener 10.000 más, sino estar más cerca de los que están, con la mayor intensidad de la que seamos capaces".
Sebastián Mora abogó por ahondar en las causas de la exclusión laboral, porque "estamos escuchando respuestas muy simplistas". Las causas "son mucho más profundas, severas y globales". En segundo nivel, Cáritas apostó por "políticas de inclusión activa. "Tenemos que generar las mínimas condiciones de dignidad personal y social para que la persona pueda encontrar una respuesta laboral". Desde el privilegiado observatorio de las Cáritas parroquiales, se insiste en que "sin un incremento de las políticas activas de empleo, sin un incremento de la renta básica, sin activar los mecanismos de inclusión..." no se llegará a superar este bache. También, priorizar, mediante cláusulas sociales, la inclusión laboral de las personas en riesgo de exclusión, y "la activación de un nuevo mercado de trabajo, que sea más acorde a las personas".
¿Qué se hace con esas personas? Formación -personalizada a cada usuario-, intermediación con las empresas y buscarles empleo. "Además de trabajar con las personas, hemos buscado otras estrategias, como la creación de grupos de estudios, la colaboración con las empresas", recalcó Sánchez.
Pero además, y de cara al futuro, "debemos dotarnos de nuevas estrategias. A veces cometemos el mismo error, por eso la necesidad de acertar con el análisis. Seguimos preguntando al mercado laboral qué necesita. Y va siendo hora de que el mercado pregunte a las personas qué necesitan, qué necesita el desarrollo del planeta. Es la ocasión, y no la podemos perder, de repensar el mercado laboral, el modelo de crecimiento que queremos darnos", concluyó Félix Sánchez. "Si sólo el mercado va a regular el trabajo, estamos hablando de un período largo, y siempre partiendo de la base de que crezcamos", añadió Sebastián Mora. "No se ha hecho la persona para el trabajo, sino el trabajo para la persona", concluyó, citando la Doctrina Social de la Iglesia.

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: